jueves, 14 de mayo de 2015

ACERCA DE LA EXPERIENCIA, DEL DÍA DE LA MARMOTA O VAYA UNO A SABER DE QUÉ

No coincido con quienes afirman no arrepentirse de nada; yo en cambio me arrepiento de cosas que pude haber hecho y no hice, y de cosas que hice y pude haber hecho mejor. ¿Para qué entonces acumular experiencia? ¿Para mirar a Tinelli? ¿Para envejecer en un geriátrico con la pantalla de TN de fondo? En "Groundhog day", el personaje de Bill Murray está condenado a vivir el mismo día una y otra vez, hasta que empieza a "acumular experiencia" para hacer que cada día sea distinto. ¿Qué vuelve distinta la sucesión de los días? Tal vez el humor y el amor. El proceso de degradación del organismo es irreversible una vez comenzado, con lo cual no necesariamente los años nos harán más sabios, lo seguro es que nos volverán más feos y tal vez más malos. Quiero decir: de nosotros depende tratar de volvernos más sabios y más serenos. Hay que dar batalla (y no me refiero a anotarse en un gimnasio). Los seres humanos estamos condenados de antemano a la derrota, a la derrota sin apelaciones. Hay que dar la pelea sin dar ni pedir cuartel, porque además sabemos que pedir cuartel es inútil. A lo máximo que podemos aspirar es a morir como valientes, y no mucho más que eso.



2 comentarios:

  1. Jaja! La vi en el cine!
    ¿Habrá algún gaucho capaz de describir en algún texto algo así, como para ponerle un título:
    "La Entropía Vista Con Los Vientos Del Lao De Ajuéra De Los Chacos A La Patagonia"
    Sin citar a Jauretche o a Hernández, o a Borges o al perito Moreno.

    ResponderEliminar
  2. Es una muy buena película, más allá de que además sea "pochoclera".

    ResponderEliminar