miércoles, 5 de agosto de 2020

CUANDO YO MUERA ME GUSTARÍA QUE MIS SOBRINOS Y MIS AFECTOS LEAN ALGUNA ENTRADA DEL BLOG


Hace tiempo que el furor de los blogs pasó de moda, y uno sabe que lo que escribe no le interesa mucho a casi nadie. Sin embargo, me agrada la idea de seguir acumulando digresiones y devaneos y alguna que otra recomendación literaria o artística: tal vez en un futuro mis sobrinos o mis afectos pueden llegar a enriquecerse con algún autor o artista que yo haya nombrado en este espacio.

Sé de mis limitaciones como escritor, y muchos me dicen que tengo dificultades para escribir sin glosar profusamente lo que otros han escrito o pensado. Entiendo que escribir es una mezcla de olvido y recuerdo de anécdotas, relatos y experiencias reales o imaginarias que uno ha visto y escuchado en otros, que se mezclan con lo que uno mismo ha imaginado o experimentado. Me parece que pensar es siempre entrar en diálogo explícito o implícito con la tradición que nos precede.

Así y todo me parece que tengo buen gusto en cuanto a autores y pensadores se refiere, independientemente de que eso se vea o no reflejado en mi modo de pensar o argumentar. Me conformo con ser un vehículo para que alguno de mis afectos pueda conocer a Nietzsche, David Foster Wallace, Schopenhauer, Tolstói, Abelardo Castillo, Karl Kraus, George Steiner, Carlos Gamerro, Gombrowicz o Ricardo Piglia...

¡Sean felices!

Rodrigo

domingo, 2 de agosto de 2020

EL AMIGO JACQUES LACAN ERA ALTO HISTÉRICO


Desde que la leí por primera vez, me quedó grabada la cita de Nietzsche que criticaba el estilo de algunos pensadores que “enturbian las aguas para hacerlas parecer profundas”.

La cuestión es que en estos días volví a rememorar esa vieja frase porque de a poco estoy comprando y leyendo, a los tumbos y como autodidacta, las obras de Freud y Lacan.

A decir verdad, Freud siempre me atrajo, y además me parece que no descubro nada si digo que escribía maravillosamente bien; en cuanto a Lacan, me pareció muy desafiante su obra y además me ayuda a entender mejor el aporte de un autor argentino que me gusta mucho: Don Jorge Alemán.

Leyendo la biografía de Elisabeth Roudinesco confirmo algo que dijo alguna vez Todorov sobre Lacan: me impresiona como un tipo muy seductor y muy manipulador. En Deberes y delicias, una serie de entrevistas de Tzvetan Todorov con Catherine Portevin, el lingüista búlgaro recuerda su impresión de Lacan:

 

“(…) leía asiduamente  a Freud y me apasionaba desde otra perspectiva, por los problemas del lenguaje. Pero el estilo de Lacan, alambicado y pretencioso, me producía risa; sus admiradores me hacían  recordar a los miembros de una secta, absolutamente devotos de su gurú. Lacan buscaba golpear y seducir, no convencer con argumentos racionales, aspiraba a alienar la voluntad de sus auditorios, no a hacerlos más libres. Ésa era en todo caso mi impresión, lo que explica por qué no me atraía. Para mí, la máxima claridad en la expresión es una cuestión de ética, de respeto hacia aquel a quien me dirijo: es el modo en que lo coloco en el mismo plano que yo, que le permito responder y por lo tanto convertirse en sujeto de la palabra con el mismo derecho que yo. (…) Me interesa poco el culto a la oscuridad”.

Y un poco más adelante, Todorov relata una anécdota bastante interesante:

“Mi único encuentro personal con Lacan se desarrolló de esta manera: después de presentarme, me llenó de elogios. A juzgar por lo que decía, no tenía más sueño en la vida que el de encontrarse conmigo. ‘Usted se merece formar parte de mi círculo’, me dijo, ‘usted no es uno de esos adoradores que van a mi seminario y que no entienden nada de lo que digo’. Venga a mi casa a las 19 y hablaremos. Impulsado por la curiosidad y realmente envanecido, toqué su puerta a la hora convenida. Era otra persona: me trató con desdén, como si no comprendiera por qué me había permitido ir a molestarlo. Era toda una estrategia: seducir, después rechazar, para provocar dependencia. Me fui y nunca más lo vi en privado”.

No quiero ahondar demasiado en la cuestión del estilo de Lacan ni en la profundidad de su obra, sencillamente porque no soy un lector formado en psicoanálisis. A medida que vaya leyendo más seguramente iré complejizando esta visión de Todorov, que a priori y hasta el momento, en buena medida comparto.

¡Sean felices!

Rodrigo

sábado, 1 de agosto de 2020

CUANDO COPI PREFIGURÓ UN VESTIDO DE LADY GAGA

En La guerra de las mariconas (1982),  un texto de  Copi - plagado de situaciones delirantes- hay un fragmento que prefigura a Lady Gaga y su famoso vestido de carne. Allí se narra la vestimenta de una tribu de travestis y homosexuales brasileños llegados a Francia:


 “Estaban vestidos, y no miento, con carne. Uno llevaba un collar de tripas anudado alrededor del cuello, y nada más; otro se había hecho un sombrero con una pavita; algunos llevaban vísceras verdaderamente repugnantes; uno se había hecho una suerte de corpiño de plástico que rebosaba de bofe e hígado, otro tenía un conejo despellejado entre los dientes”.
La obra, escrita originalmente en francés, me pareció una de las más entretenidas que leí en mucho tiempo. Es cierto que la temática y el estilo de escritura, luego de cierto tiempo, dejan de sorprender, y hasta pueden resultar tediosas. 

El argumento es estrambótico, al par que sarcástico y esdrújulo (?): el narrador se enamora de un hermafrodita brasileño -Conceição do Mundoque resulta ser el príncipe de una tribu del Amazonas que habitan en la Luna. El tono es descarnado y, como imaginarán, políticamente incorrecto. 

Súbitamente aparece Michel Foucault tirado en unas baldosas, Margarite Duras en posición fetal y adentro de un tacho de basura; en otra escena le cortan la cabeza a un negro con cara de gorila y alguien se pone a jugar al fútbol con el cráneo, y así siguiendo. 

En medio de todo este candombe, hay espacio para las reflexiones metafísicas:

“El placer es como el nacimiento o como la muerte, nos ocurre una sola vez, pero al nacimiento lo olvidamos y a la muerte la ignoramos; el placer es ese único instante de éxtasis cuyo recuerdo o ilusión nos mantiene vivos. Nos ocurre solamente una vez. El resto de la existencia, antes y después, es tan sólo una reflexión al respecto".
En fin, tengo las uñas crecidas y,  en cada golpeteo que le doy al teclado, se van borrando las letras. Muy loco todo (?). Me aburrí de escribir sobre Copi (Paste). Chau, ¡sean felices!

MILENA JESENSKÁ HABLA DE KAFKA

Era trece años menor que él, apasionada, inteligente y bastante bonita. Dicen que lo comprendió como no lo había hecho ni lo haría ninguna mujer. Esta semblanza suya sobre Kafka me pareció maravillosa:

"Las cosas son así: en apariencia, todos somos capaces de vivir, porque en algún momento nos refugiamos en la huida, en la ceguera, en el entusiasmo, en el optimismo, en una creencia, en el pesimismo o en cualquier otra cosa. Pero él nunca se ha refugiado en ningún caparazón, en ninguno. Es totalmente incapaz de mentir, igual que es incapaz de emborracharse. No tiene el menor refugio ni techo que lo cobije. Por eso está expuesto a todas las cosas de las que los demás estamos a salvo. Es como alguien que anduviera desnudo entre personas vestidas. Todo lo que dice, lo que es, lo que vive, ni siquiera es verdad. Es un puro existir sin  más, carente de todos los ingredientes que podrían ayudarle a vivir efectivamente la vida, en belleza o en miseria, es igual. Y su ascetismo no tiene nada de heroico… Todo “heroísmo” es mentira y cobardía. No es una persona que se construya su ascetismo como medio para obtener algún fin; es una persona que se ve forzada al ascetismo por su terrible clarividencia, su pureza y su incapacidad de pactar… Sé que no se resiste a la vida, sino solo a esa manera de vivir”.

Y también recuerda la primera vez que se conocieron:

“Conocí su miedo antes de conocerle a él… En los cuatro días que pasó a mi lado, lo perdió. Nos reímos de su miedo… No hacía falta el menor esfuerzo, todo era fácil y claro… Durante esos días, su enfermedad se nos antojó como una especie de leve resfriado”.
Kafka, por su parte, le escribió a  su amigo Max Brod:
"(Milena) es un fuego viviente como no he visto nunca otro... Y al mismo tiempo extremadamente tierna, valiente, inteligente, y lo pone todo en su sacrificio, o, si se quiere, lo consigue todo por el sacrificio".

EL PINTOR CHINO



Érase una vez un pintor que llegó a viejo, luego de dedicar toda su vida a un único cuadro. Una vez que lo hubo terminado, invitó a los amigos que todavía le quedaban para mostrarles su obra: en ella se veía un parque, y entre los prados un estrecho camino que conducía  a una casa situada en lo alto de la montaña.

Cuando los amigos, listos para dar su opinión, se giraron hacia el pintor, éste ya no estaba junto a ellos. Miraron de nuevo hacia el cuadro: estaba ahí, recorriendo la suave pendiente del camino; abrió la puerta de la casa, se paró un momento, se volvió, sonrió, les dio nuevamente la espalda y cuidadosamente cerró tras de sí la puerta dibujada.

FIN

Este tipo de historias son las que nos provocan la sugestión de la verdad en la vida, como si esa verdad fuera inefable. La inimencia de una revelación que no se produce es, quizá, el hecho estético, dijo un escritor argentino de cuyo nombre todos nos acordamos.

A ROBAR QUE SE ACABA EL MUNDO


Walter Benjamin decía que las citas de sus trabajos eran como bandidos que saltan al camino para robar al lector sus convicciones. Incluso planeaba publicar un libro conformado íntegramente por citas ajenas.

Como el post es una vindicación del robo, no me da culpa confesar que se lo robé a Juan Terranova:


"Nada es original. Robá de cualquier lugar que haga resonar tu inspiración o que alimente tu imaginación. Comé películas viejas o nuevas, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones al azar, arquitectura, puentes, señales callejeras, árboles, nubes, cuerpos de agua, luz y sombras. Elegí para robar sólo las cosas que le hablen directamente a tu alma. Si lo hacés de este modo, tu trabajo (y tus robos) serán auténticos. La autenticidad es invalorable; la originalidad es inexistente. Y no te preocupes en ocultar tus hurtos, celebralos si tenés ganas. En todo caso, acordate siempre lo que dijo Jean-Luc Godard: No importa de dónde tomás las cosas; se trata de a dónde las llevás." (Jim Jarmusch)

“Nothing is original. Steal from anywhere that resonates with inspiration or fuels your imagination. Devour old films, new films, music, books, paintings, photographs, poems, dreams, random conversations, architecture, bridges, street signs, trees, clouds, bodies of water, light and shadows. Select only things to steal from that speak directly to your soul. If you do this, your work (and theft) will be authentic. Authenticity is invaluable; originality is non-existent. And don’t bother concealing your thievery - celebrate it if you feel like it. In any case, always remember what Jean-Luc Godard said: “It’s not where you take things from - it’s where you take them to.” (Jim Jarmusch)

lunes, 20 de julio de 2020

EL MEJOR INDIO ES EL INDIO MUERTO



¿Quiénes son los indios? Es una pregunta para hacerse… Pero ese no es el punto de más interés, sino qué hacemos con ellos, cómo los segregamos. Y no importa tanto quiénes son ellos, sino el hecho de que SEGREGAMOS. El problema a pensar, ¿cómo se da la segregación?


Estamos todos profundamente implicados en una situación que sufre todo tipo de operaciones eufemísticas, de invisibilización. En las pantallas de televisión es donde está muy claro eso: no hay en las pantallas públicas una imagen del cuerpo humano  argentino que no sea blanca. Están en la calle, están en la escuela, pero en nuestra televisión y nuestro cine NO ESTÁN, porque tampoco están en nuestras élites, en la conducción institucional. Están casi ausentes en la parte “alta” y también en  muchos casos “media” de nuestra sociedad. Casi no hay acciones de compensación de ese desequilibrio.



Una de las operaciones segregatorias es definir lo originario como algo que tiene una identidad muy clara, que vive en las condiciones históricas y que está en otro lado: de ahí que asume la forma de los Quom, los mapuches que están en un lugar periférico en el campo donde viven igual desde hace 500 años y debemos respetar esa vida y etc. Y claro que se trata de un fenómeno existente entre quienes se organizan identitariamente de  una manera, pero esa es sólo una parte de la cuestión. La cuestión principal es que la mayoría de la población argentina es una población étnicamente heterogénea, que tiene un componente indígena o afrodescendiente invisibilizado. Las operaciones que llevan a la invisibilización son el problema, porque generalmente se realizan en nombre de la igualdad, de la indiferenciación; sin embargo, en la realidad de los hechos, segregan. Es una tarea que tenemos pendiente.





En la escuela hay como una sordina puesta: cuando usamos la palabra “esclavitud”, parece que se trata de un fenómeno que ocurrió en otro lado. En nuestros actos escolares hay una negra que vende mazamorra. En  el caso de la negritud está todo mucho más definido, porque hubieron movilizaciones al respecto y porque en nuestra experiencia cultural argentina no hay una idea de regreso. ¿A dónde sería ese regreso? ¿Al África? Podría haberla pero en nuestra historia no se dio de esa manera, sino con recuperaciones culturales, con los "quilombos", etc. El relato de afrodescendientes es un relato de clandestinidad, de culturas que han estado clandestinas. Ha habido una atmósfera segregatoria, represiva, de la que no tenemos idea. No nos sentimos partícipes de forma responsable y colectiva de lo que llevó a la clandestinidad de nuestros afrodescendientes. En la escuela nos llevamos una idea de que la esclavitud es un fenómeno de Estados Unidos o de Europa o a lo mejor de Haití o Brasil, pero que no tiene nada que ver con nuestro país. ¿Por qué decimos “mita”, “yanaconazgo” y “encomienda” si se trata de esclavitud y servidumbre? Cuando vos buscas cómo hablamos de eso te encontrás con discursos que dicen que “se parece a la esclavitud”. ¡No se parece a la esclavitud, es esclavitud, servidumbre, sometimiento, subyugación!


Nos educamos sobre un negacionismo de la situación de los indígenas, los afrodescendientes, de los que no son los blancos descendientes de europeos. Nos educamos sobre un negacionismo de lo que se les ha hecho pero también de lo que SE LES HACE y de lo que sigue ocurriendo. Yo creo que ese drama es hora de que lo rediscutamos. ¿Cómo es que salimos de la escuela sin la conciencia del problema? 

Hay dos grandes modos de reprimir o disfrazar el problema: uno es cierto pintoresquismo del indígena que vive en una choza, en un lugar periférico que es una imagen en apariencia positiva pero de segregación brutal; mucho más grave porque es amistosa. La otra forma es escandalizándonos por los muertos: ¡qué terrible la masacre de los indios de América! ¡Qué buenos que somos porque repudiamos la masacre que los españoles, la matanza que los blancos hicieron sobre América! El genocidio, la conquista del desierto, etc. Y decimos que eso no era un "desierto" porque llamarle "desierto" es invisibilizar la matanza, en fin...

En síntesis: para que el indio nos suscite un sentimiento debe estar muerto. EL BUEN INDIO ES EL INDIO MUERTO, pero el indio vivo no es un tema. El indio vivo es un indio segregado, pero no se tematiza. No puede haber una mujer bella, un dirigente que participe de la vida social, salvo que sea un sindicalista o un enfermero, un obrero, un peón, un suboficial, un alguien que siempre está abajo. Y como está abajo lo pisamos, no lo ponemos en cuestión. Es algo que está en el piso mientras le caminamos por arriba como cuando pisamos a las hormigas. Es una situación dramática de la que no tenemos conciencia porque no nos interesa. No es un tema de interés público, político.



P.S.: las palabras son de Alejandro Kaufman, ligeramente modificadas por mí para hacer más legible un relato que es oral.

Esto que sugiere mi querido ex-profe Alejandro se relaciona con aquello que escribíamos sobre la "violencia simbólica", concepto que yo aprendí gracias en parte a Bourdieu y en parte a él:

La violencia simbólica es una violencia que no es física pero tiene un correlato y consecuencias eventualmente físicas. Y precede a la violencia física. Siempre que va a haber violencia física viene precedida por la violencia simbólica. A veces son palabras dichas casi sin querer, insultos velados, descalificaciones que luego se legitiman socialmente. En los colectivos sociales la violencia no ocurre de repente, "en frío", como venida de otro planeta. Cuando se trata de situaciones de linchamiento, de discriminación, de racismo, de genocidio, de femicidio, antes hay una sistemática situación de violencia simbólica que puede durar mucho tiempo y que debemos ayudar a parar.

domingo, 28 de junio de 2020

LA SELECCIÓN ARGENTINA DE SCALONI ME ILUSIONA Y AUNQUE NO LE INTERESE A NADIE MI OPINIÓN AL RESPECTO LA EXPONGO PORQUE SOY UN LOCO BÁRBARO

Aunque soy hincha de Boca, no me considero un bostero tradicional. ¿Por qué digo esto? En términos generales, los argentinos suelen ser más hinchas de su club que de la selección nacional; a mí me pasa al revés: sufro más una derrota de la selección que de Boquita. 


A muchos les habrá pasado que se sorprendieron con Scaloni, pero cuando vieron la renovación y el rendimiento de la selección argentina en el primer amistoso contra Brasil, más allá de la previsible derrota final -el Brasil de Tité venía trabajando desde hace tiempo y el "Gringo" de Pujato no tenía experiencia ni rodaje con la selección- comenzaron a prestar un poquito de atención.

En un jugueteo que a mí siempre me entretiene, el amigo Juli Giacobbe le propuso al muy buen periodista deportivo Juan Pablo Varsky que armara su XI ideal.

El popular tuitero armó dos equipos: 

Andrada; Montiel, Pezzella, Otamendi, Tagliafico; De Paul, Paredes, E. Palacios; Messi, Agüero y Lautaro Martínez.

La formación alternativa tiene otro dibujo táctico:

Armani; Foyth, Martínez Quarta, Lisandro Martínez; Lucas Ocampo, Lo Celso, Guido Rodríguez, Di María y Marcos Acuña; Dybala e Icardi (Alario como alternativa).

Me gusta esa formación, porque puede alimentar bien a Icardi desde los costados, y Acuña y Lucas Ocampo son jugadores que me parecen muy interesantes. De hecho me duele dejar afuera a alguno de los dos en una supuesta formación titular.

Y luego, el amigo J.P. puso un mix más que interesante, suponiendo que Agüero por algún motivo no puede jugar:

Andrada; Martínez Quarta, Otamendi y Lisandro Martínez; Lucas Ocampo, De Paul, Paredes, Palacios, Tagliafico; Messi y Lautaro Martínez.

Es un esquema muy prometedor, porque a la hora de defender baja Tagliafico y se forma una línea de cuatro, y el dibujo pasa a ser 4-4-2.

Recordemos que Scaloni puso a Acuña en su once titular contra Brasil en la última Copa América. Así fue la formación de ambos equipos:


Brasil:  Allisson Becker; Daniel Alves, Marquinhos, Thiago Silva, y Alex Sandro; Arthur, Casemiro; Gabriel Jesus, Coutinho, Everton; Roberto Firmino. DT: Tite.

Argentina: Franco Armani; Juan Foyth, Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Marcos Acuña; Sergio Agüero, Lionel Messi y Lautaro Martínez. DT: Lionel Scaloni.

Un futbolista que ahora está olvidado por su lesión, que a Scaloni le gusta mucho y que había rendido muy bien en el primer amistoso es Rodrigo Battaglia. Habría que ver cómo evoluciona en su equipo.

Así formó la selección argentina el 17 de octubre de 2018, en el primer partido de Lionel Scaloni, cuando todavía estaba como DT interino: 

Argentina: Sergio Romero - Renzo Saravia, Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico - Leandro Paredes, Rodrigo Battaglia, Giovani Lo Celso - Paulo Dybala, Mauro Icardi y Ángel Correa. DT: Lionel Scaloni.

Brasil: Alisson - Danilo, Marquinhos, Miranda y Felipe Luis - Casemiro, Arthur, Renato Augusto - Coutinho, Firmino, Neymar DT: Tite.

Para que nos hagamos una composición de lugar, les recuerdo el recambio de la selección sub-23 de Fernando Batista, campeona del Preolímpico. Así formó contra Colombia:

Facundo Cambeses; Hernán De La Fuente, Facundo Medina, Nehuén Pérez y Claudio Bravo; Fausto Vera y Nicolás Capaldo; Julián Álvarez, Alexis Mac Allister, Agustín Urzi; y Adolfo Gaich. DT: Fernando Batista.

Para finalizar, les dejo la lista que Scaloni llevó a la última Copa América:

Arqueros: Andrada (Boca), Armani (River) y Marchesín (América)

Defensas: Saravia (Racing), Foyth (Tottenham), Otamendi (City), Pezzella (Fiorentina), Funes Mori (Villarreal), Tagliafico (Ajax), Casco (River) y Acuña (Sporting)

Centrocampistas: Palacios (River), Guido Rodriguez (América), Paredes (PSG), Lo Celso (Betis), Pereyra (Watford), De Paul (Udinese) y Di Maria (PSG)

Delanteros: Messi (Barcelona), Agüero (City), Lautaro (Inter), Matías Suárez (River) y Dybala (Juventus).

Más allá del déficit histórico en relación a los laterales, hay una variedad de jugadores y una calidad más que interesante. Si a la lista de la última Copa América le sumamos a Matías Zaracho, el "Monito" Vargas, Santiago Ascacíbar, Rodrigo Battaglia, Thiago Almada, Nicolás González, Martínez Quarta, el "Papu" Gómez, Alexis Mac Allister, Lucas Ocampo, Lucas Alario, Nehuén Pérez, Nicolás Capaldo, Ángel Correa, Mauro Icardi, Lisandro Martínez, Adolfo Gaich, Gonzalo Montiel y hasta el pibito Lukas Romero, que debutó en Mallorca con sus escasos 15 años, hay espacio para ilusionarse con un equipo muy competitivo. 

Es cierto que para ojos "líricos" no luce demasiado la selección de Scaloni, pero sus jugadores tienen un sacrificio y una dinámica que si logran congeniar, será muy difícil ganarles.

Me ilusiona la materia prima -al menos como potencial- que hay para armar diversos esquemas, así como también la velocidad que pueden llegar a tener para llegar al área contraria en pocos toques. No me parece que el esquema sea de mucha posesión y cadencia sino algo más "bielsista". 

¿Quieren que tire mi formación? ¿Ah, les chupa un huevo mi formación? Y bueno, la dejo igual:

Andrada; Montiel, Martínez Quarta/Pezzella, Otamendi, Tagliafico; De Paul, Paredes, Acuña; Messi, Agüero y Lautaro Martínez. 

Eso era todo por hoy. ¡Sean felices!

Rodrigo