sábado, 23 de julio de 2016

EL ROL DEL ESTADO EXPLICADO A UN TELEVIDENTE DE LUIS MAJUL

Una suerte de "proto-idea" de Estado debería haber sido concebida para repartir el excedente entre quienes no pueden salir a cazar, porque son viejos o porque son niños o porque les falta un brazo o están enfermos. Para que puedan comer aquellos que no pueden salir a cazar, imaginamos que se creó una instancia similar a lo que hoy llamamos “Estado”. 

Ahora bien, usar el Estado para sacarle al que tiene apenas un bocado y dárselo a quienes tienen dominado todo el sistema de caza, suena irracional. A uno le parece que la creación de un Estado "Hood Robin" es catastrófica. ¿Por qué?  Porque la desigualdad genera violencia, resentimiento y además favorece la corrupción. ¿Por qué? Si hay gente lo suficientemente rica como para comprar la voluntad de varios que son tan pobres que se ven compelidos a venderse, la cosa no puede pintar bien. 

¿Qué ocurre entonces? Que quienes tienen dinero se quejan, inventando una falsa moralina, y gritan “a mí me meten la mano en el bolsillo para dárselo a…”, y ahí viene una estigmatización que puede tener algún basamento real, pero que en rigor es una máscara para no asumir el egoísmo propio. La gente que tiene mucha guita SIEMPRE quiere pagar impuestos nigerianos, PERO TENER PRESTACIONES SUECAS. Lo curioso es que esa indignación se da más hacia el pobre o el viejo que no aportó, que hacia un Fondo Buitre o hacia un multimillonario que hizo la guita… ¡¡en contratos con el Estado!! Por otro lado, como bien demuestra Vicky Xipolitakis, que debe tener más plata de la que tenía Borges en tiempos en que era un escritor talentosísimo pero desconocido, es difícil justificar una relación evidente entre tener guita y hacer méritos ostensibles para tenerla. Es lógico que Majul, que debe ser uno de los periodistas más bobos del planeta tierra, crea que su éxito se debe a su talento, pero vos, querido lector, deberías ser un poco menos pelotudo. ¿No te parece? 

Como generalmente a quienes más tienen les conviene que los medios difundan que su patrimonio tiene que ver con sus méritos, es que tratan de convencer a toda la población de que el Estado debe acentuar ese patrimonio, porque eso tendría -de acuerdo a su lógica- cierta relación con una especie de "justicia meritocrática". Que el Estado acentúe las diferencias que el mercado capitalista establece, es ridículo. Por eso es que los países escandinavos funcionan, dentro del capitalismo, mejor que los países de capitalismo más salvaje: porque hay una presencia medianamente racional y re-distributiva por parte del Estado. Y nótese que ni siquiera me estoy desviando del régimen capitalista, suponiendo (cosa que yo no creo) que sea lo más parecido a la panacea universal. Esa es una discusión POLÍTICA: ¿cuál debe ser el  rol del Estado? 

Pues bien, ¿de qué manera se obtura esa discusión? Reduciendo todo a la moral individual de los gobernantes: “¿qué me venís a hablar de política si fulano de tal fue atrapado en un choreo?”. Ok, supongamos que sí. Respondo: no se puede discutir política si te la vas a pasar hablando de la conducta moral de cada integrante de una bancada. En todo caso, en una discusión que funciona en otro plano, podríamos hablar de cómo hacer para implementar mecanismos institucionales que dificulten la corrupción en lugar de favorecerla, asumiendo que siempre va a existir. Toda esta reflexión, que debería ser evidente en un curso de primer año de secundario, está obturada por quilos y quilos de la más espantosa pelotudez informativa. Traté de usar el lenguaje más llano posible, para no dejar afuera ni siquiera a un oyente de Luis Majul. 

¡Abrazo de gol!

Post Scriptum aclaratorio: no estoy diciendo que no existan personas con mayor talento y capacidad de trabajo que otras, y que por tanto merecen mejor suerte; tampoco pretendo que todos los habitantes de un país cobren el mismo salario. No se trata de "mantener vagos" eternamente. Lo aclaro por si me lee un televidente de Majul, dado que el posteo está especialmente dedicado a ellos. Es ultra-remanido eso de aclarar que la "igualdad de derechos" no tiene nada que ver con la "igualdad de hecho".

1 comentario:

  1. Sin embargo nunca vi que la condena moral invalidara la perfomance futbolera de muchos jugadores, hay comechicos, drogones, garcas, catorces, y la lista sigue.
    ¿Tiene mas seriedad y sensatez el fútbol que la política?

    Abrazo y putiada al referí.

    ResponderEliminar